La calefacción puede brindar comodidad, el calor que todas las viviendas necesitan durante las épocas de invierno o bajas temperaturas. Si hablamos de la actualidad, el 60% de los inmuebles españoles cuentan con algún sistema de calefacción y estas cifras aumentan con el pasar de los años. Es muy importante saber cuales son los tipos de calefacción que pueden adaptarse a tus necesidades, aquí te explicamos más al respecto, continúa leyendo.

Hoy en día existen diversas opciones para lograr que una casa tenga ese ambiente cálido que a todos haga sentir cómodos; hay diferentes tecnologías y con varios tipos de combustibles. Uno de los más utilizados son los radiadores, normalmente calor producido por una caldera de gas, un 48% de los hogares españoles cuenta con calefacciones de este tipo. Sin embargo, hoy en día existen múltiples opciones, sistemas totalmente innovadores como emisores térmicos, suelos radiantes, bombas de calor, calderas de gas, eléctricas y muchos otros tipos.

Aquí lo importante es evaluar cuales son las mejores opciones teniendo en cuenta el consumo y gasto mensual de cada tipo de calefacción, y de igual forma, sin  dejar que las vidas de quienes viven en la casa corran riesgos innecesarios.

¿Qué tipo de calefacción puede servir más según tus necesidades?

A continuación creamos una lista de varios tipos de calefacción, para que puedas decidir cual es la que más te conviene.

Calefacción a gas

De entre todos los tipos, esta es la más popular en los hogares de España. Dentro de estos modelos de calefacción, también hay que distinguir entre las varias opciones. Ya no solo existe la clásica bombona de gas butano, ahora también hay suministro de gas natural. Importante resaltar que aún no se encuentra disponible en todas las zonas geográficas.

La ventaja de este tipo de calefacción es que actualmente es la más económica del mercado. Existe la opción de optar por gas natural, además de ser un suministro muy seguro, supondrá un gasto menor. En este sentido las calderas de gas que nos brindan tanto calefacción como agua caliente sanitaria. Así pues, las calderas suelen funcionar con gas natural, nos ahorramos estar yendo a buscar bombonas cada vez que se agoten.

Algunas estufas de gas que funcionan con bombonas de este combustible son:

  • Estufa Infrarroja: El combustible calienta la placa cerámica que toma la temperatura e irradia calor al ambiente por convección. Es importante asegurarse de que el lugar esté ventilado ya que genera niveles altos de dióxido de carbono.
  • Catalíticas: Se basa en calentar a través de la radiación y emiten bajos niveles de dióxido de carbono; no es recomendable usarlo en las habitaciones.
  • De tiro balanceado: Este cuenta con un sistema muy similar al de las catalíticas. Tiene una conexión directa que va hacia el exterior, que realiza la tarea de tomar el oxígeno y eliminar los gases nocivos, por lo que no sería un problema utilizarlo en cualquier espacio.

Estos tipos de estufa son más frecuentes en zonas de la geografía española donde todavía no se ha extendido el uso de Gas Natural en los hogares.

Calefacción eléctrica

Este tipo de calefacción también es muy habitual en los hogares españoles. Sus grandes ventajas cómo su portabilidad y la emisión de energía limpia la hacen una de las mejores opciones. Los usuarios no corren ningún riesgo de fuga de gas o alguna sustancia tóxica para la salud, otra ventaja sería que no necesita de bombonas, ya que su suministro eléctrico es continuo.

Sin embargo, algunos de estos aparatos no dan los resultados que se esperan y suelen requerir un alto coste en su potenciación para una mayor eficiencia, lo que consume mucha energía. Es recomendable elegir siempre estufas de bajo consumo eléctrico.

  • Convectores eléctricos: Como bien dice su nombre, calientan el aire por convección. No es para nada recomendable utilizarlo en espacios húmedos como por ejemplo, baños, pero sí en dormitorios y ambientes pequeños.
  • Estufas halógenas: Irradian el calor a través de un filamento de tungsteno, dentro de un tubo de cristal de cuarzo con gas halógeno.
  • Estufas de cuarzo: A través de sus barras pasa el calor. Los termo ventiladores funcionan de la misma manera que los ventiladores convencionales, la diferencia es que estos transmiten el calor por convección.
  • Aire acondicionado: El más usado en los últimos tiempos, claramente. Su equipo de frío-calor se adapta tanto al invierno como al verano. Calientan (o enfrían) cualquier ambiente rápidamente, un problema; el calor suele ser muy seco.

Calefacción a leña

Sin dudas, la forma más antigua de calentar el cuerpo, es un método usado desde los inicios de la humanidad. Hoy en día se sigue usando este estilo de calefacción en muchos hogares, más que todo en aquellos que se encuentran en bosques, donde se puede obtener madera de todos lados. Su mayor ventaja, es que no supone un problema en cuanto a su efectividad, ni para el diseño y la estética del hogar.

Calefacción radiante

Un tipo de calefacción en el mercado, que puede ser ideal si realizas reformas en casa y puedes permitirte cierto nivel de inversión. Es necesario un estudio previo del hogar antes de iniciar con la instalación. Este tipo de calefacción utiliza una temperatura de impulsión de agua bastante baja, más o menos entre  30º y 45º, si lo comparamos con los radiadores tradicionales, estos estarían entre los  80º y los 85º. Este tipo de calefacción, combinada con un generador de calor eficiente supone un gran ahorro.

Sistemas por aire y tierra

Los sistemas integrales de calefacción, poseen un consumo menor de gas con respecto a los modelos tradicionales, y mantienen las condiciones necesarias de humedad para no volver seco el ambiente. A pesar de esto presentan buenas ventajas, cómo el aire limpio y la emisión de calor uniforme.

Bomba de calor

Este es uno de los tipos de calefacción más novedosos y funciona a base de electricidad. Sin embargo, no distribuyen el calor de manera uniforme, pues solamente calienta el área donde está ubicado. Estos sistemas adquieren la energía del aire, de la tierra o el agua, y la transportan dentro de la casa para calentarla. No requiere de mucha energía para su eficiencia, por lo que es ideal si quieres calentar espacios pequeños con rapidez.

Por último ¿Qué calefactor necesitas?

Hay mucho que tener en cuenta antes de elegir el sistema de calefacción adecuado. Por ejemplo, es importante tener en cuenta la ubicación de la habitación, y en qué partes del día recibe más o menos sol, esto impacta directamente en la temperatura.

Además, hay que tener en cuenta la cantidad de ventanas en la propiedad y el tamaño de las mismas. Ya que el vidrio hace que mucho calor se pierda. Es importante saber cual de estas opciones está al alcance en tu comunidad, los gastos en la instalación, un profesional que garantice la seguridad y perfecto funcionamiento del equipo. Si tienes en cuenta estos detalles, lograrás escoger la calefacción ideal.

Si necesitas información para poder encontrar la mejor calefacción para tu hogar, puedes contactar con nosotros y te daremos las diferentes opciones que tenemos como expertos en calefacción y climatización.